Lo que valen ciertas dos carreras y cierto máster

España, año 2006. Tras la temida (que no temible) Selectividad, llega el momento de elegir una carrera universitaria. Algunos te aconsejan que estudies lo que te gusta, otros que estudies algo que el día de mañana te facilite la búsqueda de empleo. Quizás lo más sabio sea elegir una carrera que te guste, aunque no sea el más profundo deseo de tu corazón, y al mismo tiempo tenga salidas laborales. El futuro estudiante universitario que elige lo que le gusta, su vocación, no se imagina que años después acabará en Reino Unido limpiando aseos.

Sería conveniente que el estudiante se hiciese unas cuantas preguntas antes de tomar una decisión tan transcendental. Me gusta Periodismo o Empresariales o Magisterio, sí, ¿pero cuántos alumnos hay? ¿cuántos se licencian cada año? ¿cuántos puede absorber el mercado? Si son muchos, ¿seré capaz de destacar entre ellos?
Tampoco estaría de más saber si hay muchos alumnos porque realmente es una carrera vocacional, o porque tiene fama de no ser muy complicada.

Si has elegido una carrera que no requiera esfuerzo ni frecuentes sacrificios personales, no debes esperar encontrar trabajo fácilmente, porque vas a tener una competencia brutal. Y si tienes una competencia brutal, tienes que tener claro que tienes que trabajar mucho para conseguir destacar entre miles de compañeros de estudios.
(Aunque tal como está el país, el que terminó la carrera chunga chunguísima tampoco tiene garantía de trabajo, pero sí una pequeña posibilidad).

También sería bueno, y esto deberían hacerlo los orientadores en los institutos, que el estudiante se pregunte si una vez obtenido el título va a ser capaz de incrementar la producción de una empresa cuando lo contraten, si va a ser capaz de añadir valor. Para un estudiante de ciencias o ingeniería esto es bastante fácil, sin ellos no se mueve y actualiza la maquinaria de la empresa, los diseños no se hacen solos, la producción no se hace de forma eficaz. Un estudiante de Económicas o afines que planee trabajar en banca o en bolsa también puede ver un gran porvenir en ese campo. Un estudiante de Traducción es consciente de que con el Google Translator no se llega a ninguna parte, y de que alguien tendrá que contratarlo si quiere un trabajo de calidad.
Un estudiante que elija Relaciones Laborales… tiene que tener claro que a la empresa eso le importa un carajo, y que si contrata a alguien con esa titulación es porque obliga la normativa, o por fingir que está a la vanguardia de la modernidad.

Con Bolonia nos ha llegado a los estudiantes universitarios un regalo1 que puede permitirnos enderezar un poco una mala elección de carrera: la obligación (o casi obligación) de hacer un máster.
Una estudiante de Biología, carrera que antes de la crisis contaba ya con más o menos un 30% de paro, puede hacer un máster de Biotecnología, de Ingeniería Biomédica, de Biomedicina… en definitiva, de algo más aplicado, con más salidas, que le de más dinero al cruel empresaurio que lo va a contratar, que lo aleje del estereotipo de observador de pájaros y abrazaárboles al que nadie quiere en su empresa.
Lo que no puedes hacer es desaprovechar esta oportunidad haciendo un máster de Community Management, que suena muy moderno y muy cool pero poco productivo a la hora de la verdad, ya que en España incluso las grandes multinacionales emplean cada una muy pocos trabajadores con este perfil, al creer que sólo valen para publicar en Facebook y Twitter.

Los idiomas son otro frente en el que en España no acabamos de avanzar. Con un idioma autonómico como estandarte e inglés nivel “conversación” no se va a ningún lado. El nivel B1 de inglés está bien para charlar una noche de fiesta con estudiantes Erasmus bastante achispados, no para lanzarse a la aventura en Inglaterra.

Parafraseando a Dumbledore, a veces hay que elegir entre lo que crees correcto y lo que sabes que es fácil, y si eliges lo segundo… puedes acabar quejándote por Twitter de lo mal que te miran los ingleses y lo mal que huele su mierda.

________________________________________________________________

(1) Regalo envenenado, dados los precios de máster en la universidad pública.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s